top of page

Jenifer Fajardo: Un mundo moderno donde habitan las Emprendedoras

"En un mundo donde los estándares nos dicen que hay que ser buenas en todo, agresivas pero femeninas, libres, pero cumpliendo las normas de la sociedad."

Es muy probable que si quieres o tienes un negocio, sientas presión o que te faltan horas, que te empiezas a perder entre tantos pendientes, tantas cajitas por marcar como “realizado” y de pronto empieces a perderte a ti misma o incluso la motivación por la que iniciaste.


Sigue leyendo, escribí esto para ti. Mi primer trabajo lo tuve a los 20, atendía el Centro de Diseño como parte de mi servicio social en la Universidad y me contrataron por primera vez como freelance para crear el branding de una empresa de marketing y diseño.

Así fue como aprendi que ser freelance es tener un equipo que comienza con una persona: tú. Te vuelves la mente y la imagen de tu propia empresa, al menos por un tiempo.


Me duró menos de un año las ganas de trabajar como diseñador para The Walt Disney Company (por lo cual elegí mi primera carrera). Ya que a los pocos meses de mi primer proyecto, descubrí que algo que siempre había estado en mi, podría hacerlo mi profesión:


La incomodidad es necesaria, porque si no ¿De qué otro modo vamos a crecer? En el viaje del emprendimiento estás eligiendo una parte de ti que desea salir adelante, de conocer una versión mas auténtica y desea empoderarse por lo que ella misma es capaz de hacer.


Ayudar a las personas a vestirse mejor y trabajar en algo que iba más allá del físico, el amor propio. Por varios años trabajé en diferentes areas de la moda, desde asistente hasta subdirector de una empresa internacional. Nunca deje de ser freelance, porque para mi no existía nada más increíble que hacer lo que me gustaba y que además ¡me pagaban!


A mis 24 años, empleada en 3 trabajos, decidí emprender como stylist y personal shopper , y por si fuera poco, cree una tienda online con productos hechos por artistas jóvenes mexicanas. Casi 8 años después, sigo encontrando nuevas formas, construyendo, aprendiendo, trabajando en mí y recordando que ante todo hay que ser paciente y generosa.


Me gusta recordar que un emprendimiento o negocio no se trata de mi, se trata de lo que puedo hacer por los demás. ¿Qué más puedo crear que en su construcción pueda apoyar a alguien más?


La única motivación que necesito para continuar siendo una mujer de negocios, es saber que el mundo necesita más personas como nosotras, audaces, seguras, capaces, que levanten la voz por sus sueños y no se nieguen a ellas mismas.


No necesitas ser multitask para ser exitosa, necesitas concentrarte en lo que te va a llevar al éxito. La incomodidad es necesaria, porque si no ¿De qué otro modo vamos a crecer?


En el viaje del emprendimiento estás eligiendo una parte de ti que desea salir adelante, de conocer una versión mas auténtica y desea empoderarse por lo que ella misma es capaz de hacer. Es una conexion contigo misma y con los que forman parte de ti. Muchas veces no te lo van a reconocer o habrán quienes no quieran que sea una experiencia enriquecedora.


Hoy quiero que sepas que estoy orgullosa de ti y de todas nosotras, por la valiente labor que hacemos, de ser la mujer de nuestros sueños e inspirar a otros mas. Ser mujeres modernas al mando liderando equipos y multitudes, las más brillantes tomando decisiones, ¿Porqué deberíamos renunciar a eso? El tiempo, la maternidad, empezar de cero, todo es parte de evolucionar, de movernos de lo cómodo a lo nuevo que conlleva cada etapa. ¡Paciencia! Recuerda, una reina nunca llega antes o tarde, siempre, ¡Siempre llega a tiempo!.

Comments


Entradas recientes
Archivo
bottom of page